Muchos padres intentan hacer lo mejor que pueden para educar a sus hijos responsables y respetuosos, sin embargo, a veces los consienten demasiado y acaban teniendo resultados desastrosos, pues al darles todo, definitivamente los anulan, ya que no piensan por su cuenta, no se esfuerzan para conseguir lo que quieren, etc.

Un caso similar vivió esta madre, quien, cansada del comportamiento de su hija adolescente, decidió darle un castigo “ejemplar” que compartió a través de redes sociales.

Resulta que, según su relato, se esforzó de sobre manera para que la pequeña creciera en un entorno bueno y cómodo, no permitió que nada le faltara e intentaba conversar con ella y educarla con amor. Sin embargo, su hija no deja de comportarse mal tanto en casa como en la escuela…

Así que perdió la paciencia y pensó en una forma drástica para hacerla aprender:

Aprenderá a apreciar tener una bonita y acogedora cama ahora que está durmiendo en el piso. Aprenderá a apreciar la ropa y los zapatos que le hemos comprado ahora que la he limitado a 3 pantalones, 3 tops y 3 prendas interiores, 1 sudadera con capucha y 1 chaqueta y 2 pares de zapatos.

Aprenderá a apreciar tener una lavadora y secadora… porque ahora tendrá que lavar esos conjuntos de 3 días a mano para volver a usarlos.

Apreciará tener ropa bonita para el deporte los fines de semana… porque ahora usará sus mismos uniformes escolares de lunes a viernes durante el fin de semana… ¡ya que eso es parte del vestuario que le permití guardar!

Apreciará haber tenido una televisión para ver porque ahora solo tendrá las 4 paredes en su habitación para mirar o leer un libro.

¡Aprenderá a apreciar el tiempo en familia y se recapacitará ahora que tendrá mucho tiempo sola para pensar en sus horribles acciones!

apreciará el teléfono que tenía y nosotros pagamos porque ahora está desconectada del mundo  ¡SIN MEDIOS SOCIALES, SIN AMIGOS, NADA!

Aprenderá a medir su boca y a respetar a sus mayores en casa y en la escuela… ¡así como a seguir instrucciones y corregir su comportamiento como le hemos enseñado a hacerlo!”

Si bien parece un castigo bastante ejemplar y del que la pequeña podría sacar algún tipo de lección, apenas publicó su decisión en Facebook un montón de usuarios la criticaron por su determinación con su hija, asegurando que era un total abuso.

Pero de acuerdo a la mujer, los adolescentes hoy en día piensan que nosotros, los padres, TENEMOS que darles todas esas cosas extra… ¡seguro que en el infierno no lo hacemos! Todo lo que tenemos que hacer es darles las necesidades básicas, un techo sobre la cabeza y la comida. ¡Toman todo por sentado y se quejan de cada tontería!” Así que, por eso, el castigo será como mínimo un mes.