Una investigación realizada por la Universidad Simon Fraser ha expuesto que la cantidad de hijos que tenga una mujer, tiene directa relación con la velocidad con la que su cuerpo envejece.

Es por esto que el estudio a cargo del profesor de ciencias de la salud Pablo Nepomnaschy junto a la investigadora Cindy Bartha, descubrió que las mujeres que tienen más niños exhibían telómeros más largos que son indicativas del envejecimiento celular.

Los telómeros se asocian a la longevidad y en este estudio por primera vez se estudió la relación que existe entre el número de niños y el acortamiento que tienen estos escudos protectores del ADN.

Según lo expuesto en la investigación, los últimos hallazgos contradicen las teorías de la historia que plantea que la producción de mayor número de crías acelera el envejecimiento biológico.

El ritmo más lento de acortamiento de los telómeros que se encuentra en los participantes del estudio que tienen más hijos, puede atribuirse al dramático aumento de estrógeno”, dijo Nepomnaschy.

La hormona de estrógeno funciona como un antioxidante que protege las células contra el acortamiento de los telómeros.

Es por esto que los científicos han expresado que tener mayor cantidad haría que el envejecimiento fuera más lento.