Ciudad de México, 24 de abril de 2019.- El Presidente estadounidense, Donald Trump, volvió hoy a amenazar con cerrar la frontera sur de su país con México y enviar a más militares debido a una presunta caravana activa de migrantes que se dirige a Estados Unidos en estos momentos. 

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, planteó que su Gobierno va a “actuar de conformidad con la ley” y analizará el incidente.

“Una caravana muy grande de más de 20 mil personas se inició en México. Se ha reducido en tamaño por México, pero sigue llegando. México debe detener el resto o nos veremos obligados a cerraresa sección de la frontera y llamar al Ejército”, apuntó Trump en su cuenta oficial de Twitter.

El mandatario argumentó que los soldados de México “recientemente sacaron armas” contra los efectivos de la Guardia Nacional estadounidense, lo que dijo que “probablemente” fue una táctica de distracción para los traficantes de drogas en la frontera.

“¡Mejor que no vuelva a pasar! Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera”, aseguró el gobernante.

Dos soldados estadounidenses en una zona remota de Texas fueron confrontados por militares mexicanos que pensaron que habían ingresado a México, según autoridades de Estados Unidos. De acuerdo a reportes, las tropas mexicanas quitaron el arma a uno de los soldados estadounidenses.

“Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación, le digo al Presidente Donald Trump que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su Gobierno”, dijo el Presidente López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

El mandatario mexicano dijo que su Gobierno va a “actuar de conformidad con la ley en el marco de nuestra soberanía” y recalcó que su gobierno no va a pelear con el de los Estados Unidos. “Nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su Gobierno”.

Planteó que el Gobierno mexicano va a analizar el incidente y a tomar en cuenta los señalamientos del mandatario estadounidense en el marco de una relación de “respeto mutuo y de cooperación para el desarrollo”.

El Comando Norte de Estados Unidos, que administra el respaldo militar para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés), señaló que los soldados estadounidenses estaban en un vehículo de la CBP cerca de Clint, Texas.

El incidente ocurrió el 13 de abril y fue reportado primero por Newsweek, que señaló que uno de los soldados mexicanos le retiró el arma de servicio de la funda de la cadera del estadounidense y la arrojó al interior del vehículo.

El comunicado del Comando Norte enviado el martes a The Associated Press señaló que de acuerdo a la pesquisa del Departamento de Defensa y la CBP, los militares mexicanos creían que estaban en territorio mexicano al momento de la confrontación. El incidente ocurrió en un terreno estadounidense ubicado al sur de la valla fronteriza pero al norte de la frontera real.

“Después de una breve discusión entre los soldados de ambos países, los militares mexicanos abandonaron el área”, explicó el Comando Norte. “De inmediato, los soldados estadounidenses contactaron a la CPB, que respondió a la brevedad. Durante todo el incidente, los soldados de Estados Unidos se apegaron a los procedimientos y protocolos establecidos”. Añadió que ya se inició una investigación.

La presencia de tropas estadounidenses en la frontera se debe a las medidas del gobierno del Presidente Donald Trump para reducir el número de cruces fronterizos ilegales.

Hace dos semanas, Trump insinuó que mandaría a “más soldados” a la frontera con México después de escuchar historias de migrantes indocumentados que mueren durante su trayecto al país, aunque su amenaza no se ha hecho efectiva todavía.