“La ciudad más limpia, no es la que más se recoge, si no la que menos se tira, queremos invitar, no solo a los niños, niñas y jóvenes, sino a todos los ciudadanos, a tomar las siguientes medidas: no tirar basura en las calles, cuidar los espacios públicos y cero uso de popotes, plásticos y desechables”, dijo Frutis Solís.

Esta no es la única buena noticia para el medio ambiente michoacano, pues el Pueblo Mágico de Pátzcuaro prohibió también el uso de bolsas, popotes, platos, cubiertos, vasos, recipientes y empaques de plástico para transportar alimentos.

De acuerdo con Víctor Báez Ceja, presidente municipal de Páztcuaro, la prohibición gradual de plásticos de un solo uso debe pasar necesariamente por un proceso de concientización de los ciudadanos, pues solo de esta manera se puede prevenir y lograr un manejo adecuado.

Además el municipio busca detener el deterioro que padece el Lago de Pátzcuaro por el inadecuado tratamiento de residuos sólidos así como prevenir los riesgos a la salud y el daño a los ecosistemas que se genera en la zona urbana a consecuencia del taponamiento de drenajes y alcantarillas.